Recorrido de la caravana: Leandro Gómez, Libertad, Avenida Soriano, Independencia, Avenida San Martín, Zorrilla de San Martín, Avenida Soriano, Bulevar Artigas, Avenida República Argentina, Avenida Enrique Chaplin, Washington, Grito de Asencio (ex Tres), Avenida Ferreira, Avenida Salto, Cerrito, Purificación, Vizcónde de Maúa, Avenida Salto, Dr. Herrera, 18 de Julio hasta el Club Social Sanducero.

Declaración Bancada de Ediles del Frente Amplio Paysandú

El 1º de agosto de 1977 según el Informe Final de la Comisión para la Paz: fue detenido en la vía pública y trasladado a un centro clandestino de detención de la Avenida Millán Nº 4269, donde fue sometido a torturas a consecuencia de las cuales falleció el 3 de agosto de 1977 sin recibir atención médica.


Era físicamente un desaparecido, pero vivía en el recuerdo de los uruguayos y de la comunidad internacional que reclamó constantemente por él.

Hoy la sociedad uruguaya está conmovida; los restos encontrados en el Batallón 14 son los de JULIO CASTRO.

Con solo pronunciar su nombre nuestra memoria colectiva se inunda de recuerdos, de emociones, de vivencias. Han pasado más de 30 años de su detención y desaparición / aparición, pero su humanidad, sus ideas, sus convicciones, sus palabras siguen anidadas como tesoro en la comunidad educativa nacional e internacional.

Fue, ES, un ser excepcional, un luchador incansable al que nada de lo humano le fue ajeno; fraterno y solidario, entregado con pasión a los valores que cultivó. Un hombre que supo interpretar su época y mirar hacia el futuro con esperanza; esperanzas que se vieron truncadas, como la de tantos y tantos uruguayos, por la ferocidad de una dictadura.

Nacido en Florida en 1908, se traslada a Montevideo con una beca, para formarse como maestro, profesión que abrazó con toda la entrega de que era capaz. Fue maestro y maestro de maestros.

Militó en la Unión Nacional del Magisterio, en la Federación de Asociaciones Magisteriales del Uruguay y, a partir de 1945, en la Federación Uruguaya del Magisterio. Fue Subdirector del Centro Regional de Educación Fundamental para la América Latina. Ejerció el periodismo y fue responsable del hoy mítico Semanario Marcha, que fundó con otro grande de la cultura uruguaya; Carlos Quijano.

Fue impulsor junto a Miguel Soler de las Misiones Sociopedagógicas – que merecieron el reconocimiento de UNESCO, centradas en tareas de extensión e investigación, a partir de la formación docente. Alentó y difundió a través del periodismo el valor de estas Misiones para un medio rural aislado, discriminado, desorganizado y explotado, dominado por el latifundio y el minifundio, con injustas consecuencias sociales de marginación y pobreza.

Esta situación la manifestó con claridad y precisión en “Los ranchos míseros”, ejemplificándola en Caraguatá. Puso la pedagogía crítica que defendió y profundizó en contacto directo con el medio, al servicio de la inclusión social, misión primordial de la educación pública y universal, como él la concebía.

Su condición de periodista le posibilitó, a través de esa gran caja de resonancia que era Marcha, describir, revelar, evidenciar y debatir sobre la discriminación que vivía el Uruguay rural, cuando la ciudad vivía los beneficios del Estado neobatllista.

Realizó varias publicaciones : Vida de Basilio Muñoz, hombre de ayer, de hoy y de mañana; El analfabetismo; El banco fijo y la mesa colectiva; Vieja y nueva educación ;La Escuela Rural en el Uruguay; Cómo viven ‘los de abajo'; Coordinación entre Primaria y Secundaria.

Fue también un hombre político, fundador del Frente Amplio, pero por sobre todas las cosas este hombre multifacético fue un hombre comprometido con las causas sociales de su tiempo; que no abandonó su prédica constante por el valor de la educación, pero lo más importante no abandonó su compromiso cuando las condiciones se endurecieron cada vez más.

Hoy más que nunca Julio Castro nos convoca a reflexionar sobre la educación, su papel en la formación ciudadana y su rol liberador; a pensar profundamente y sin mezquindades partidarias, para dar respuesta a las nuevas generaciones. Nos convoca a investigar y experimentar, avanzar y si es necesario retroceder, pero siempre con rigurosidad y compromiso. Conocer su obra es ineludible.

Una vez más decimos que la sociedad uruguaya necesita conocer la verdad para cerrar sus heridas y reconstruir su historia, y ese es y será nuestro compromiso con la educación de las nuevas generaciones.

Queremos terminar este breve pero sentido homenaje con palabras de Carlos Quijano.

“Un día nosotros haremos justicia a Julio. Y si el tiempo se nos va, otros lo harán por nosotros”.

Hemos cumplido. Pero hay otros uruguayos que esperan por nosotros.

Bancada  FRENTE AMPLIO Paysandú
1 de diciembre de 2011

Frente Amplio Paysandú | Leandro Gómez 578 – Tel. +598 472 24820 | propaganda@fapaysandu.com.uy
Sitio web desarrollado por Comisión de Medios